Arbustos y variedades perennes en otoño

Variedades perennes para el otoño

Algunos arbustos florecen en otoño. Algunas variedades de rosa mantienen su esplendor también en otoño, aunque estamos acostumbrados a especies como las asteraceae o las equinaceas, así como otras especies típicas de esta estación. Aquí es donde un buen diseño de jardín marca la diferente. El éxito es conseguir que tu jardín sea bonito durante todo el año, no sólo en época de floración, también cuando las hojas cambian de color, llegan las diferentes tonalidades de verdes y otros contrastes como plantas que crecen a diferentes ritmos o variedad de densidades en arbustos. Combinar todo esto de una forma inteligente hará que nuestro jardín esté precioso todo el año.

Quizá todo esto es mucho para una sola persona, no es mala idea llamar a un experto o consultar su opinión. Mucha gente desconoce que hay algunos arbustos que florecen a mediados del invierno, por ejemplo, el jazmín de invierno o el olmo escocés. Estas especies deberíamos situarlas en un punto visible desde el interior de la casa. En mi opinión, deberíamos usar más estas plantas y arbustos que sobreviven varias estaciones, ya que dan mucho juego en el diseño final del jardín, aunque es cierto que requieren un cuidado más específico y experto.

Si las plantamos adecuadamente, las hierbas altas ornamentales, que también se consideran perennes, son muy atractivas a la vista y llamarán la atención en cualquier jardín, como por ejemplo, las cortaderas o gramíneas altas, que pueden llegar a los dos metros de altura y tienen una flor rosa muy exótica. El pero de estas hierbas es que tenemos que protegerlas del frío y atarlas o rodearlas con malla de cañizo. Los buenos viveros ofrecen más de 20 clases de estas hierbas ornamentales que pueden alcanzar desde los 15 centímetros a los 3 metros de altura. Eso sí, es recomendable plantarlas en primavera, cuando seguro que agarran.

Antes de que llegue el frío a los setos y las plantas perennes de nuestro jardín, hay algunas tareas y detalles que debemos tener en cuenta:

Es importante retirar del suelo las hojas muertas de árboles y setos para reducir el riesgo de hongos, manchas amarillas o zonas baldías en la hierba o el césped. Las hojas húmedas podemos retirarlas fácilmente con un rastrillo y almacenarlas en bolsas. Son un buen material para hacer compost, salvo las de castaño, roble o nogal. Una capa de hojas bajo nuestros arbustos protegerá el suelo y creará condiciones óptimas para que pase el invierno con los nutrientes necesarios. Los erizos y animales pequeños agradecerán uno o más montones de hojas con algunas ramitas, para protegerse del frío.

Antes de la llegada del frío también tendremos que meter nuestras macetas al interior de casa y tener especial cuidado de que con el cambio de temperatura no padezcan ninguna enfermedad derivada del riego o reciban la molesta visita de insectos y plagas.

 

Cookies en la web de VIKING

Nuestro sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando, aceptas nuestra política de cookies. Para más información, consulta nuestro Aviso Legal.

Aceptar