Tu jardín bajo la nieve

Tu jardín bajo la nieve

¿Qué le ocurre a tu jardín durante el invierno, a temperaturas de menos veinte grados o menos, o bajo una alfombra de nieve? No te preocupes. La mayoría de las variedades de hierba que se usan en los jardines europeos son resistentes a las heladas, lo que significa que no se congelan.

Sin embargo, el invierno puede suponer todo un reto para vuestro jardín. Incluso bajo la protección de una capa de nieve puede tener serios problemas. A medida que la nieve va perdiendo densidad y se vuelve porosa, poco más puede pasar en tu jardín. Si la nieve permanece durante varias semanas, por ejemplo, una suave lluvia que caiga sobre la nieve se congelará inmediatamente. Entonces la nieve se convierte en una capa dura con una superficie de hielo. Esto significa menos aire en la capa de nieve que crea las condiciones perfectas para que crezcan determinados tipos de hongo, como el Fusarium, por ejemplo. La situación se vuelve complicada cuando se pisa sobre la nieve, de hecho, las huellas de pisadas se verán como zonas amarillas cuando llegue la primavera.

Tu jardín no entra en período de hibernación como muchos animales, pero sí reduce sus funciones vitales. En otras palabras, apenas crece. Eso es lo le hace tan vulnerable a los hongos, cuyo daño no es visible desde el exterior.

¿Qué medidas podemos tomar contra las enfermedades fúngicas?

Es importante mantener el césped bien alimentado durante el invierno, pero no sobrealimentado. Esto significa aportarle potasio, en particular, en otoño, pero sin dejar de usar el nitrógeno. Un césped al que se le hace mulching de forma regular crece sano y equilibrado para enfrentar el invierno. Es importante asegurarse de que el último corte no quede sobre el césped para evitar que aumente la humedad y crezcan los hongos.

No debemos dejar el césped muy corto durante el invierno. Cualquier hoja que caiga al jardín debemos retirarla tan rápido como sea posible. Además de las condiciones atmosféricas, los tipos y variedades de hierba juegan un papel importante y su susceptibilidad y resistencia a las enfermedades de hongos varían significativamente. Algunos expertos recomiendan retirar la nieve del jardín. En mi opinión esto no es muy aconsejable si consideramos el daño que podemos hacer a la hierba al hacerlo y la fina, pero compacta capa de nieve y hielo que se formará después.

Hasta hace unos 25 años, se solía esparcir sobre los jardines cubiertos de nieve, los restos del carbón después de arder, al comienzo de la primavera para que la nieve se deshiciera antes. El gris oscuro, casi negro de estos restos absorbían más calor del sol y eso ayudaba a derretir la nieve más deprisa. Como esta escoria es rica en fósforo (aproximadamente el 15%) y otros micronutrientes como hierro, magnesio y manganeso, al mismo tiempo fertilizaba los jardines. La escoria básica es (era) un producto derivado de la industria del metal durante 100 años y era el producto final del procedimiento Bessemer. Desde que se cambiaron los métodos de producción de acero, con mineral de hierro, más bajo en fosfatos, ahora usado prácticamente en exclusiva, los restos de carbón ya no están disponibles.

Cookies en la web de VIKING

Nuestro sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando, aceptas nuestra política de cookies. Para más información, consulta nuestro Aviso Legal.

Aceptar