El tomate, la hortaliza de la variedad y el color

Cultiva tus propios tomates

Sin duda, tomate es sinónimo de variedad. Y no sólo en cuanto a sabor, consistencia, forma, color o marcas, sino también por poder comerlos de muchas y variadas formas: secos, rellenos, cocinados y por supuesto, frescos. Así que podemos usar las semillas de nuestra variedad preferida para crear nuestro propio huerto.

Deliciosos y coloridos
Los tomates suelen ser la hortaliza favorita de los jardineros. Prácticamente ningún cultivo puede presumir de tener tantas variedades como el tomate, habiéndose convertido en los últimos años, en la hortaliza que más tiene. Esto está relacionado con el hecho de que el tomate es la hortaliza que más se come. Nos sirve como ejemplo un estudio realizado en Austria, en el que se fija el consumo medio al año por persona de tomate en 27,2 kilos. La gama cromática del tomate es también algo sorprendente: estando maduro sus tonos pueden ir de un blanco crudo o amarillo a naranja, rojo intenso, rojo oscuro, rosa o amarillo verdoso. Una colorida ensalada de verano hecha de las diferentes variedades de tomate es una fiesta para la vista.

Es importante distinguir entre el tomate en rama y el de mata. El tomate en rama es recomendable si se va a plantar en macetas. No dará una gran cosecha (como los llamados tomates de mata), pero en poco tiempo aparecen los primeros tomates maduros. Para los amantes del tomate, que quieran comerlos durante todo el año, el mejor consejo es que elijan las variedades en función de los tiempos de maduración y sus propiedades culinarias. Muchos tomates "cóctel" maduran relativamente pronto, seguidos de los tomates redondos de ensalada. Los tomates carnosos suelen madurar más tarde, suelen esperar hasta Navidad y son ideales para cocinar, igual que los clásicos tomates de salsa.

Colores y variedades, equivalencias

  • Blanco: "White beauty" y "White queen".
  • Amarillo claro "Snow white cherry".
  • Amarillo: "Yellow pear"
  • Amarillo anaranjado: "Austrian orange", "Auriga", "Valencia" y "Siberian golden pear".
  • Verde o Amarillo rayado: "Green zebra".
  • Rosa: "Pink oxheart", "Large bulgarian pink" y "Egg from Phuket".
  • Rojo o Amarillo rayado: "German gold" y "Red cavern".
  • Rojo pardusco: "Lila sari", "Black cherry" y "Black Crimea".

Plantando tus propias semillas
Coloca las semillas de los tomates de rama en un frasco y déjalas, cubiertas, en un lugar cálido durante dos o tres días. Durante este proceso, los hongos destruyen la capa exterior que impide la germinación (a una temperatura óptima, entre 23 y 30 grados centígrados) y las semillas dejan de estar viscosas y se vuelven ásperas. Esto suele tardar uno o dos días. La capa que impide la germinación está totalmente eliminada cuando las semillas se hunden al fondo y la pulpa del tomate se concentra en la parte superior del bote. Una vez conseguido esto, añadir agua al líquido que ha fermentado y esperar a que las semillas se posen en el fondo, antes de sacar la pulpa del tomate y las inservibles semillas flotantes.

Enjuagamos con agua y seguimos vaciando hasta que el agua salga clara, entonces lo colamos y limpiamos con agua. Finalmente, poner las semillas en un filtro de café y extenderlas formando una capa fina en una superficie de madera y dejar secar en un lugar cálido y bien ventilado. Las semillas deberían secarse en dos días, después podemos meterlas en bolsitas y etiquetarlas. Las semillas de pepino, necesitan del mismo proceso, las de otras frutas y hortalizas como el melón, por ejemplo, no necesitan fermentar.

Cookies en la web de VIKING

Nuestro sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando, aceptas nuestra política de cookies. Para más información, consulta nuestro Aviso Legal.

Aceptar