Sácale partido al despertar de tu jardín

Sácale partido al despertar de tu jardín

Todavía no hemos despedido el invierno, pero ya podemos observar que nuestro jardín da señales de no estar completamente dormido. Incluso si todavía han caído algunas grandes heladas, un paseo rápido por el jardín durante la fase de descongelación es suficiente para intuir que la primavera se acerca.

Para los que tuvisteis la gran idea de plantar bulbos el pasado otoño, ha llegado vuestra recompensa. Los primeros brotes de azafrán, narcisos y jacintos ya deben estar asomando. Es buen momento para anotar lo que ha funcionado y no de vuestro trabajo de otoño de cara al próximo año. También es importante ahora regar los bulbos plantados en macetas ya que el frío seca mucho la tierra y por tanto las raíces. Lo mismo les pasa a los arbustos plantados en jardineras, muy castigados por la sequedad que producen las heladas o por el exceso de agua si no hemos vaciado los platillos o bandejas de debajo de las macetas. Es vital adaptar tus tareas de invierno a los excesos del clima.

Salvando los períodos de heladas o lluvias abundantes, puedes seguir con la poda de árboles, arbustos, rosas y frutales. Es buen momento para deshacerse de la madera muerta y las ramas más delgadas, y preparar la apariencia armoniosa de las plantas procurando una buena distribución del flujo de la savia. Esto se traducirá en flores grandes y coloridas, así como mayor cosecha en los frutales. Asegúrate de cortar las ramas en ángulo para que el agua de lluvia drene lejos de los brotes, así reducirás el riesgo de que se pudran.

Febrero, mes de transición

Febrero y principios de marzo, es el momento ideal para trabajar el suelo, si éste no está inundado o congelado. Puedes enriquecerlo con una capa de compost o estiércol descompuesto. Aprovecha también la oportunidad para redefinir los bordes de los espacios plantados con una hoz o herramienta afilada. Tómate tu tiempo y asegúrate de tener identificadas todas las variedades, especialmente las perennes, antes de marcar los espacios para no destruir tallos aún invisibles y que despertarán en algunas semanas.

Y si el tiempo no permite salir al jardín, disfruta del placer de ojear catálogos, estudiar nuevas tendencias e imaginar tu jardín cuando florezcan tus plantas. Reserva una zona de huerto, cerca de la cocina para plantar algunas hierbas culinarias como tomillo, cebollino, menta, hinojo…teniendo en cuenta sus necesidades para no mezclar variedades que requieran mucha humedad como la menta con aquellas más bien secas, como el tomillo.

Tendremos que dejar para más adelante, cuando la tierra esté menos fría, la plantación de verduras como zanahorias, tomates o cebollas. Sin embargo, febrero es un mes de transición, ideal para trabajar en los preparativos de la primavera, siempre que el tiempo nos sea favorable.

Cookies en la web de VIKING

Nuestro sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando, aceptas nuestra política de cookies. Para más información, consulta nuestro Aviso Legal.

Aceptar