Protege tus árboles del sol de invierno

Las quemaduras solares en árboles ornamentales y frutales va en aumento

Protege tus árboles del sol de invierno

Durante más de 100 años los jardineros han aplicado la sencilla solución de pintarlos de blanco para protegerlos de los daños del sol. Los especialistas lo saben todo acerca de las quemaduras que el sol puede producir en la corteza de los árboles. Los amantes del jardín sólo están informados de los efectos de este problema. La protección de los troncos de árboles debería ser una práctica extendida, no sólo para los árboles de corteza fina como los arces, los castaños de Indias o los tilos, desde que los estudios demuestran que todos los tipos de árboles son susceptibles de sufrir quemaduras solares. De hecho, los árboles jóvenes deberían estar protegidos del sol, tanto en invierno como en verano, durante al menos cinco años.

La experiencia de los jardineros nos dice que los árboles no necesitan protección contra el frío y las heladas, pero sí contra el calor. El problema es el sol de invierno, combinado con el cambio brusco de temperatura. En esta época del año, nos centramos en el invierno que se acerca, aunque puede darse este problema también en verano debido a un fuerte sobrecalentamiento.

Quemaduras y necrosis en invierno
Las fuertes variaciones de temperatura causan grietas de congelación. La situación más crítica es cuando una parte del árbol está sobre cero y otra parte por debajo de cero. Al final del invierno, cuando las temperaturas suben y permiten que los árboles empiecen a reverdecer y después vuelven a caer dramáticamente. Es entonces cuando el árbol sufre necrosis. El hielo o la congelación provocan grietas en la corteza.

Si estás pensando en plantar nuevos árboles, deberías pensar a tiempo en la protección del tronco. En los viveros algunos árboles ornamentales ya tienen protección en los troncos. Esto no es una práctica habitual para los frutales, sin embargo, donde se supone que los propietarios deben resolverlo por sus propios medios y proteger los troncos pintándolos de blanco. La capa protectora debe cubrir el tronco hasta las ramas más bajas durante al menos cinco y hasta los siete años después de haberlo plantado. Al elegir la pintura, hay que tener en cuenta que existen diferentes tipos con diferentes períodos de vida útil. Como regla, los troncos deben repintarse dos veces al año.

En Alemania, se ha desarrollado una marca de pintura protectora para troncos de árbol llamada Arbo Flex, que permanece en el tronco durante cinco años. Los efectos protectores se pierden poco a poco para asegurar que el tronco se adapta de forma gradual a los rayos del sol. Lo único que hay que hacer es aplicar la pintura protectora en el tronco seco en un día en el que no haga frío.

Protección también para árboles viejos
La poda permite a las ramas variar sus diámetros. Para protegerlas del sol la pintura debe aplicarse ahí, para prevenir posibles daños tanto en invierno como en verano. Las grietas que aparecen a pesar de la aplicación de pintura blanca pueden ser consecuencia de:
• Los árboles están a menudo almacenados durante un tiempo sin protección ni antes ni después de su entrega.
• A veces sólo se protege el tronco tiempo después de que el árbol haya sido plantado.
• Enfermedades fúngicas.


Conclusión
Todos los árboles deben protegerse con pintura blanca después de ser plantados para prevenir los daños que causan los rayos solares. El tronco debe estar cubierto de pintura blanca al menos los primeros cinco años. En los casos de albaricoques y ciruelos, la protección debe durar unos años más. Los árboles decorativos (de formas) en particular deben protegerse cada año. Los abedules y grandes árboles no requieren pintura ninguna.

Cookies en la web de VIKING

Nuestro sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando, aceptas nuestra política de cookies. Para más información, consulta nuestro Aviso Legal.

Aceptar