En invierno... también se cosecha

Cosecha de invierno

La cosecha de las verduras llega a la mayoría de los huertos, pero no a todos, porque sin prisa pero sin pausa, las verduras pueden ser cosechadas, incluso en mitad del invierno.

Lo primero es valorar si tenemos un huerto o sólo unas macetas con plantaciones de hortalizas en el balcón. También deberíamos valorar si no nos importaría tener verduras frescas (recién cogidas) en nuestro plato, incluso ahora en invierno.

Si eres de los que piensan que es mejor dejar hibernar el jardín durante el invierno porque estás fuera, en alguna isla del sur, deberías seguir leyendo este artículo. Entonces, al menos, sabrás lo que te estás perdiendo mientras estás tumbado junto a la piscina con un cocktail.

Cosecha de hortalizas de interior
Aquellos que no puedan esperar a que los primeros brotes aparezcan en el jardín, pueden comprar guisantes deshidratados (comestibles) y plantarlos en cajones con un poco de tierra, a unos 8 a 10 centímetros de profundad. A falta de bandejas de plantación, una caja de cartón resistente, de las que usan en los supermercados para las verduras, puede servir (de hecho, durará todo el invierno y sólo necesitará estar sobre unos finos listones de madera para que la parte inferior permanezca seca).

Podemos rellenarlas con tierra abonada en la que plantaremos los guisantes, bien envueltos, dejando un espacio de unos dos centímetros entre un guisante y otro. Después los cubrimos con al menos un centímetro de tierra y los regamos con un spray.

Ha llegado el momento de cosechar o recoger los guisantes cuando tengan una altura de 10 centímetros. En lugares templados, esto ocurre a las tres semanas, en zonas más frías o con corrientes, lleva un poco más de tiempo, pero también se consigue. Entonces podremos saborear deliciosos brotes de guisantes con sus hojas verdes y sus finos tallos.

Hortalizas de invierno desde el jardín

Volvamos al jardín. Para tener hortalizas frescas y frondosas en invierno es necesario un invernadero o un vívero. El truco para los cultivos de invierno es sembrar y cultivar otra vez al final del verano, hasta mediados de septiembre. Las hortalizas más adecuadas para cultivar en invierno son espinacas, lechuga, canónigos y las variadas y exóticas verduras asiáticas, achicorias, endibias, rábanos y nabos.
Lo que plantamos en otoño será muy apreciado en invierno. Mientras las temperaturas se mantengan por encima de 10ºC las hortalizas crecerán sin problema. Muchas verduras son resistentes a las heladas, aunque estén expuestas al hielo durante la noche, se deshielan durante el día y pueden recolectarse durante los meses de invierno.

De la tienda china al jardín
Es especialmente interesante a la amplia variedad de verduras asiáticas, que pueden plantarse en invernaderos sin calefacción durante todo el año. Incluso con temperaturas exteriores de -15ºC y frías temperaturas interiores de -10º, estas especies pueden cosecharse semana arriba, semana abajo. Para recoger los brotes, las verduras asiáticas deben sembrarse en surcos con 10 centímetros de separación. Mizuna es una de las plantas asiáticas de mayor crecimiento. Esta planta forma un tupido rosetón de hojas verdes y finas, tallos blancos e intenso aroma.

Esta planta hay que cosecharla en la fase de seis u ocho hojas. . The baby leaf plant is harvested at the 6–8 leaf stage. Estas plantas de alto rendimiento tienen un sabor suave parecido al repollo. Las verduras asiáticas pueden sembrarse también en balcones. La única cosa que no toleran es la nieve. Las macetas deberán colocarse bajo techo. Sin embargo, incluso en este aspecto, hay una excepción: la deliciosa semilla de mostaza "verde en la nieve", que cumple lo que su nombre indica y puede cosecharse también durante la época de nevadas.

Cookies en la web de VIKING

Nuestro sitio web utiliza cookies. Al continuar navegando, aceptas nuestra política de cookies. Para más información, consulta nuestro Aviso Legal.

Aceptar